Volvieron las ballenas a Puerto Madryn

38

La ciudad chubutense de Puerto Madryn es una bendecida por la naturaleza. Las ballenas francas australes la eligen todos los años por sus aguas templadas ideales para reproducirse y parir a sus crías. Ya están llegando a las costas argentinas y desde el 16 de junio habilitan los avistajes embarcados así nosotros, los seres humanos, podemos tener un encuentro natural con ellas, de cerca, desde el agua.

Son animales increíbles y el encuentro es realmente único, una experiencia que hay que vivir una vez en la vida. Las hembras adultas pueden llegar a medir 17 metros de longitud y pueden pesar hasta 40 toneladas, son curiosas y se acercan sigilosamente a las embarcaciones. Golpes con la cola y saltos majestuosos son algunos de los shows que dejan boquiabiertos a más de uno.

Son animales increíbles y el encuentro es realmente único, una experiencia que hay que vivir una vez en la vida. Las hembras adultas pueden llegar a medir 17 metros de longitud y pueden pesar hasta 40 toneladas, son curiosas y se acercan sigilosamente a las embarcaciones. Golpes con la cola y saltos majestuosos son algunos de los shows que dejan boquiabiertos a más de uno.

EL AÑO DE LA BALLENA FRANCA AUSTRAL

El año empieza en enero con las ballenas francas alimentándose en las frías aguas del Mar Patagónico y mares subantárticos. En abril comienza su migración hacia costas protegidas nadando miles de kilómetros, y en mayo empiezan a llegar a la Península de Valdés los primeros ejemplares de adultos reproductivos, jóvenes y ballenatos de un año junto con hembras preñadas del año anterior. Entre los meses de julio, agosto y septiembre se da la reproducción, picos de nacimientos y son los mejores meses para ver ballenas ya que hay en grandes cantidades. A principio de noviembre los adultos empiezan a abandonar los golfos para migrar hacia aguas más frías siendo diciembre el mes que las madres con crías abandonan últimas la zona.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.