ABBA volvió a los escenarios en forma de hologramas

El cuarteto de pop sueco que marcó un estilo en los años '70 volvió a los escenarios de manera holográfica. Aunque ellos no estén realmente ahí, quienes lo vieron dicen que parecen realmente ellos.

36

ABBA volvió a los escenarios luego de 40 años desde su separación con una serie de conciertos en Londres. Sin embargo, la vuelta de la banda de pop sueca no fue para nada convencional.

Tras presentar el año pasado su nuevo disco, Voyage, donde permanecieron fiel a su estilo de pop melodramático con el que triunfaron en la década del 70, la glamorosa banda volvió a aparecer en un escenario de una manera innovadora para ellos. Pues ellos no estaban realmente ahí.

ABBA volvió a los escenarios como parte de su nueva gira pero no aparecerán físicamente sino que los espectadores los verán en forma de hologramas. Se trata de una representaciones virtuales tridimensionales proyectadas en el escenario. Quienes ya los han visto en vivo comentan que los hologramas son tan realistas que parecen realmente ellos en el mejor momento de su carrera ya que estos hologramas proyectan la apariencia de ellos en 1979.

Cómo funcionan los hologramas de ABBA

«Pusimos nuestros corazones y nuestras almas en esos avatares y tomarán el relevo», dijo Bjorn Ulvaeus. Estos hologramas son representaciones tridimensionales realizadas en gráficos por ordenador y animadas mediante la técnica de captura en movimiento, según explicaron los productores del show. Esta técnica fue utilizada anteriormente para crear hologramas de celebridades de la música ya fallecidos como Michael Jackson o Whitney Houston.

El equipo de animadores encargados de dar vida virtual a los integrantes de ABBA crearon un modelo tridimensional de los personajes deseados. Una vez que se tiene una representación idéntica del personaje, el cantante en cuestión usó un traje especial con sensores para copiar y recrear los movimientos del cuerpo, articulaciones y rostro del músico a lo largo de cinco semanas para entrenar al holograma.

Todo esto quedó registrado por más de 150 cámaras de video que detectan lo que están haciendo los músicos y plasma los movimientos de cada uno sobre el modelo virtual que los representará.

De esta manera los espectadores ven arriba del escenario a los cuatro hologramas de ABBA -Benny Andersson, Anni-Frid Lyngstad, Agnetha Faltskog y Bjorn Ulvaeus- de una manera totalmente realista, desde su apariencia a fines de los años 70 hasta sus movimientos y gestos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.