El transporte público gratuito gana terreno en Europa

En un intento por reducir el calentamiento global y compensar el aumento del precio del combustible, cada vez más países, ciudades y regiones europeas están haciendo que el transporte público sea gratuito.

26

Por años, expertos y políticos han pedido cambios importantes en el sector del transporte. Si bien gran parte de la motivación para fomentar los sistemas de transporte público surgió del deseo de frenar el cambio climático, la guerra en Ucrania proporcionó otra razón: al usar trenes, tranvías y autobuses en lugar de automóviles, los europeos reducirían su consumo de combustible y con ello la dependencia del continente de las importaciones energéticas rusas.

La cámara baja del Parlamento de Alemania, el Bundestag, presentó un ticket de transporte mensual con un gran descuento que permite viajar en transporte público regional por 9 euros en junio, julio y agosto. Los legisladores dijeron que esperaban que el boleto ahorre dinero a las personas y las anime a usar el transporte público en lugar de conducir automóviles.

El año pasado, la compañía ferroviaria nacional de Alemania, Deutsche Bahn, registró unos 8 millones de pasajeros al día. Con la disminución de la pandemia de coronavirus, se espera que las cifras de pasajeros aumenten este año. Mientras tanto, otros Estados europeos tienen previsto o ya han puesto en marcha medidas similares para impulsar sus sistemas de transporte público.

Luxemburgo se enorgullece de ser el primer país del mundo en ofrecer transporte público gratuito a escala nacional. Desde el 1 de marzo, nadie necesita comprar un ticket para usar la red de transporte público. Esto se aplica también a los viajeros internacionales y turistas extranjeros, lo que no es una sorpresa, ya que alrededor de 45 por ciento de los trabajadores viajan a Luxemburgo desde los países vecinos.

Malta quiere que el transporte público sea gratuito para todos a partir del 1 de octubre. Esto lo convertiría en el segundo país de Europa en eliminar las tarifas de transporte para ciudadanos y visitantes por igual.

Desde 2013, todos los residentes registrados de la capital de Estonia, Tallin, pueden viajar en autobuses y trenes en la ciudad de forma gratuita. El municipio tomó la medida en parte porque la gente común tuvo problemas para pagar los tickets cuando golpeó la crisis financiera. Sin embargo, se ha necesitado una cantidad considerable de dinero de los impuestos para impulsar el plan.

En la ciudad francesa de Dunkerque, las medidas para proporcionar autobuses y trenes gratuitos sí redujeron el tráfico. Desde 2018, los residentes pueden viajar en transporte público de forma gratuita.

Fuente: dw

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.