Adiós al lenguaje inclusivo en las escuelas porteñas: se prohibió su uso

La medida abarca a todos los colegios, ya sean públicos o privados. Desde el Gobierno porteño entienden que su aplicación será gradual hasta que se naturalice.

28

Una decisión del Gobierno porteño estableció que no se utilice más el lenguaje inclusivo en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires.

La medida está alcanzando a todas las instituciones educativas, ya sean públicas como privadas, y también abarca a los tres niveles de enseñanza (jardín de infantes, primario y secundario).

Por lo tanto, y tras este fallo, ya no se podrá utilizar más la “e”, la “x” y el “@” ni en el aula ni en las comunicaciones que se impartan a las familias de los estudiantes.

Adiós al “chiques”

Entre otras cuestiones, tampoco se podrá utilizar más en las instituciones educativas porteñas las palabras “chiques”, “bienvenidxs” ni “alumn@s”.

La resolución se determinó poner en práctica este mismo jueves pero, al mismo tiempo, entienden que la medida costará aplicarse y será un proceso gradual.

De la siguiente manera, se evidenciaba el comunicado: “Establézcase que en el ejercicio de sus funciones, los/as docentes deberán desarrollar las actividades de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza”.

¿Por qué no se podrá usar más el lenguaje inclusivo en las escuelas porteñas?

Según lo explicado, esta decisión busca eliminar todas las posibles distorsiones en el lenguaje por parte de docentes, así como también en las comunicaciones oficiales que se hagan a las familias.

Tampoco podrá emplearse en los carteles de las escuelas, ni de ninguna otra manera dentro de las instituciones.

“Sabemos que el lenguaje va mutando y no somos ajenos a eso, pero ese tipo de distorsiones generan dificultad para aprender las reglas gramaticales y básicas de la lengua”, explicó la ministra de Educación de la Ciudad, Soledad Acuña.

Y luego detalló: “Es algo que venimos trabajando con especialistas y si bien no hay evidencia porque aún todo es muy nuevo, coincidimos en que va en contra del aprendizaje. Nosotros tenemos la obligación de enseñar el uso correcto de la lengua. Después los chicos son personas libres y pueden adecuarlo como crean conveniente”.

Así, la idea es enmarcar la prohibición del uso del lenguaje inclusivo dentro de una serie de medidas que buscan optimizar la alfabetización y la comprensión de textos de los alumnos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.