Milimétrico sprint para Groenewegen en la tercera etapa del Tour de Francia

El neerlandés Dylan Groenewegen (BikeExchange Jayco) cantó victoria en un apretado sprint en la tercera y última etapa danesa del Tour de Francia, superando por milímetros al belga Wout Van Aert, que se quedó de nuevo con la miel en los labios, aunque vestido con el maillot amarillo.

15

Groenewegen (Amsterdam, 29 años), fue el más rápido entre los velocistas llamados a resolver una jornada tranquila que solo se animó en los kilómetros finales, en especial en la recta de meta, donde la batalla fue «a cuchillo» a más de 70 por hora. Se impuso tras comprobarse la foto de llegada con un tiempo de 4h.11.33 por delante de Wout Van Aert (Jumbo Visma), segundo por tercera vez consecutiva, pero aún líder sumando además 6 segundos de bonificación.

El tercer clasificado en la tercera jornada que llevó al pelotón desde Vejle a Sonderborg a través de 182 km fue el belga Jasper Philipsen (Alpecin Fenix). Fue un desenlace confuso, en un esprint largo, confuso, con Jakobsen encerrado de lejos y Peter Sagan, cuarto, reclamando maniobras raras en la refriega.

Van Aert estrenó el maillot amarillo sin triunfo de etapa. La lleva buscando desde la crono de Copenhague, pero el belga pinchó en hueso por tercera vez, tres veces con el sabor agridulce de no cazar la presa deseada. «Defenderé el amarillo», dijo en la salida el de Herentals. Eso lo logró, sin duda, y entrará en Francia como patrón de la general con 7 segundos de ventaja sobre su compatriota Yves Lampaert (Quick Step) y 14 respecto al esloveno Tadej Pogacar (UAE Emirates).

Sin ir vestido aún con la túnica amarilla, Pogacar sale como gran beneficiado de la trilogía danesa. La crono le permitió abrir las primeras diferencias. Cortas respecto a algunos rivales, 8 y 9 segundos sobre el dúo del Jumbo que componen Vingegaard y Primoz Roglic, pero apreciables respecto a otros, ya que Dani Martínez se encuentra a 37, Nairos Quintana a 42 y el español Enric Mas a 49.

 

MAGNUS CORT, EL LLANERO SOLITARIO

Última etapa en Dinamarca con un perfil parecido al del sábado, pero sin la obsesión del viento y sin puentes amenazantes. El pelotón partió de Vejle, en la Costa oriental de Jutlandia, centro industrial conocido como «La Manchester de Dinamarca», con bajo nivel de combatividad. Pero los intereses son variopintos, y un danés buscó su suerte en solitario.

El valiente fue Magnus Cort, el primer líder de la montaña. El ciclista del EF Education se pegó un auténtico baño de multitudes vestido de puntos rojos, aclamado por sus compatriotas enfervorizados en las cunetas. Dinamarca, país que vibra más con el fútbol el balonmano, dejó un recuerdo fantástico como anfitrión del Tour 2022.

El bigotudo danés ganador de 6 etapas de la Vuelta superó las cotas de Koldingvej, Hejlsminde Strand, la más baja, a solo 40 metros de altitud, y Genner Strand, y se despidió de su sueño agitando la mano con el deber cumplido, esto es, asegurar un par de días más el jersey más llamativo del pelotón. Ya en Francia, y a partir del martes, las dificultades serán mayores.

Fuente: Ciclismo XXI

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.