Cinco alimentos naturales para fortalecer los huesos

Tener los huesos sanos y fuertes ayuda a prevenir enfermedades y proteger los músculos. Estos alimentos se deben incorporar en la rutina alimenticia.

9

Para cuidar la salud de los huesos, no solamente hay que comer sano, sino también hacer ejercicio para evitar que se debiliten y sean más propensos a fracturarse. Nunca es demasiado tarde para cuidarlos y, con llevar una alimentación balanceada que incorpore los nutrientes esenciales, ya es un gran paso.

Cinco alimentos para fortalecer los huesos

 

Espinaca

Esta verdura de hojas grandes y de color verde oscuro se consigue en cualquier época del año y se puede consumir fresca, cocida o frita, por lo que se puede incorporar en un sinfín de recetas. Es rica en vitaminas A, E y K, yodo y varios antioxidantes, y es muy apreciada por su elevado valor nutritivo en general, y su riqueza vitamínica en particular.

Brócoli

También se puede variar con otras especies como el coliflor, el repollo y los repollitos de Bruselas. El brócoli tiene un alto contenido en vitamina C, fibra alimentaria y también contiene múltiples nutrientes con potentes propiedades anticancerígenas y mejora la hipertensión. Ten en cuenta que hervirlo puede hacer que pierda sus beneficios, por lo que es mejor cocinarlo al vapor, en el horno de microondas o salteado en wok.

Kiwi

Es una baya oval de unos 6 centímetros de largo, con piel delgada de color verde y cubierta de unos pelillos rígidos y cortos. Es una de las frutas con mayor concentración de vitamina C y también es rica en vitamina E, cobre, magnesio y colágeno. Tiene fines antiinflamatorios, reduce el riesgo de cáncer, enfermedades cardíacas, degeneración macular y cataratas, ambas últimas causantes de la ceguera.

Frutos secos

Esta familia es llamada así porque todos tienen una característica en común: tienen menos de un 50% de agua en su composición. Se trata de alimentos muy energéticos, ricos en grasas, en proteínas, en vitaminas y ácidos grasos omega. Entre los más populares, se encuentran la almendra, la nuez, la avellana, la nuez pecán, las semillas de girasol y el maní.

Legumbres

Las legumbres son muy consumidas en distintas preparaciones y se pueden comer en invierno, como en guisos, y en verano, en ensaladas. Las más conocidas son las lentejas, los garbanzos, el frijol, la soja y la arveja, que tienen un alto contenido en proteínas, hidratos de carbono, lípidos, fibra, minerales y vitaminas.

Para aportar estos alimentos en la dieta diaria, lo ideal es buscar recetas que ayuden a crear platos originales o consultar a un nutricionista para saber cuál es el mejor régimen según el cuerpo de cada uno. En el caso de los frutos secos o el kiwi, también pueden ser parte del desayuno o de la merienda.

Fuente: mdz

Los comentarios están cerrados, pero trackbacks Y pingbacks están abiertos.