Avance científico: tratamientos con testosterona no incrementan el riesgo cardiovascular

Así lo destaca un análisis publicado en "The Lancet Healthy Longevity" sobre ensayos clínicos que involucraron a 3.400 pacientes.

24

El mayor metanálisis publicado hasta ahora para evaluar la seguridad de los tratamientos con testosterona no encuentra evidencias significativas que los vinculen a un incremento del riesgo de sufrir ataques al corazón, derrames y otros accidentes cardiovasculares.

La revista «The Lancet Healthy Longevity» divulgó hoy las conclusiones de un estudio que analiza los datos de 17 ensayos clínicos que involucraron en total a 3.400 pacientes tratados por hipogonadismo, una afección que puede provocar disfunción sexual y debilitar el esqueleto y la musculatura.

Su análisis indica que los eventos cardiovasculares no fueron significativamente más numerosos entre pacientes que recibieron tratamiento con testosterona frente a aquellos que fueron tratados con placebo.

 

Entre los 1.601 pacientes en el grupo de la testosterona, se registraron 120 accidentes cardiovasculares (una incidencia del 7,5 %) frente a 110 accidentes entre los 1.519 del grupo del placebo (7,2 %).

 

Se produjeron menos muertes entre los pacientes con testosterona (6 decesos, el 0,4 %, frente a 12 entre los pacientes con placebo, el 0,8 %), si bien los autores señalan que los datos son demasiado limitados para concluir que el tratamiento por sí mismo reduce la mortalidad.

 

La testosterona sí redujo significativamente el colesterol total en sangre, el HDL (colesterol ligado a lipoproteínas de alta densidad) y los triglicéridos, mientras que no se observaron cambios en el LDL (colesterol ligado a lipoproteínas de baja densidad), la presión sanguínea y los parámetros glicémicos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.