Aconsejan no acostarse rápidamente después de haber tomado alcohol

El consumo de bebidas alcohólicas favorece la aparición de trastornos en el sueño, como el insomnio por las noches y la somnolencia durante el día.

14

Un par de copas de vino o algunos tragos por la noche quizás harán que te duermas más rápido de lo normal. ¿Quién no ha dejado los platos sucios para la mañana siguiente o se ha saltado su rutina de cuidado de la piel después de una cena o una noche de fiesta? Pero incluso si llegás de golpe al país de los sueños, es muy probable que el exceso de alcohol signifique una noche de sueño irregular.

Eso es porque el alcohol interrumpe lo que se conoce como la arquitectura del sueño, las fases normales de sueño más profundo y ligero por las que pasamos cada noche. Una noche de bebida puede “fragmentar” o interrumpir estos patrones, dicen los expertos, y es posible que te despiertes varias veces mientras rebotás en las etapas habituales del sueño.

 

Cómo afecta haber tomado alcohol a nuestro sueño

Esto es lo que pasa: en la primera mitad de la noche, cuando los niveles bastante altos de alcohol aún circulan por el torrente sanguíneo, es probable que duermas profundamente y sin soñar. Esto ocurre por una razón, en el cerebro, el alcohol actúa sobre el ácido gamma-aminobutírico (GABA, por su sigla en inglés) que es un neurotransmisor que inhibe los impulsos entre las células nerviosas y tiene un efecto calmante. El alcohol también puede suprimir el movimiento rápido de los ojos, o el sueño REM, que es cuando sucede la mayoría de los sueños.

Más tarde en la noche, a medida que bajan los niveles de alcohol, tu cerebro se acelera. Tu cuerpo puede dar vueltas y vueltas a medida que experimenta una excitación de rebote. “A medida que los niveles disminuyen, tendrás más problemas con la fragmentación”, explicó Nisha Aurora, miembro de la junta directiva de la Academia Estadounidense de Medicina del Sueño. Probablemente también tendrás sueños más vívidos o estresantes y, como el sueño irregular significa que te despiertas con más frecuencia, es más probable que los recuerdes.

El alcohol también es un diurético, una sustancia que aumenta la producción de orina, lo que significa que es posible que te despiertes para ir al baño. “Vas a tener que orinar con más frecuencia”, aseguró Bhanu Prakash Kolla, médico y profesor asociado de Psiquiatría y consultor del Centro de Medicina del Sueño de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

“Las cantidades moderadas de alcohol, especialmente en vino y licores, tienen un efecto diurético temprano, sobre todo en los ancianos”, agregó el médico.

No está claro si las ganas de orinar te despiertan o si solo estás más en sintonía con tu cuerpo en la segunda mitad de la noche porque duermes de manera irregular.

 

Comentarios

Los comentarios están cerrados.